No existe un consenso sobre la edad específica en la cual se debe de iniciar con las revisiones ginecológicas.

Las recomendaciones indican que una mujer debe de iniciar sus visitas al ginecológico cuando inicia su vida sexual o a los 21 años o lo que suceda antes.

Salvo que exista una patología relacionada con el aparato reproductivo femenino o síntomas como: descarga vaginal anormal, dolor pélvico o manchado intermenstrual.

Por otra parte, la auto revisión mamaria se recomienda a partir de los 19 años, la auto exploración aumenta la oportunidad de que la mujer encuentre una anormalidad en las mamas y se pueda diagnosticar una patología a tiempo. La autoexploración de la mama es útil cuando es un hábito.

La autoexploración mamaria se debe de realizar de forma mensual, preferentemente entre el 5° y 7° día después del inicio de la menstruación, las mujeres posmenopáusicas o con histerectomía pueden realizarla el primer día de cada mes o un día fijo elegido por ellas.

Es importante saber que hay cambios en las mamas que son normales: en el periodo premenstrual, suelen estar endurecidas y dolorosas. La técnica correcta para la autoexploración consiste en diferentes pasos:

1. Se debe de realizar parada frente a un espejo con las mamas descubiertas y con los brazos a lo largo del cuerpo.

2. Posteriormente, se debe de realizar la observación con las manos juntas detrás de la nuca y con los codos hacia delante.

3. Por último, se debe de hacer con las manos en la cintura inclinándose hacia adelante y empujando los hombros y los codos también hacia delante (tiene que sentir el esfuerzo en los músculos del pecho).

Consideraciones:

· Busque abultamientos, hundimientos, inflamación, enrojecimiento o ulceraciones en la piel.

· Desviación de la dirección o retracción del pezón o de otras áreas de la piel, así como cambios de tamaño o de la forma de las mamas.

· Palpación: Busque bolitas, zonas dolorosas, abultamientos o consistencia diferente al resto de la mama, de la siguiente manera: de pie frente al espejo o durante el baño, levante su brazo izquierdo y ponga la mano en la nuca, con la yema y las palmas de la mano derecha revise toda su mama izquierda firme y cuidadosamente, haciendo movimientos circulares de adentro hacia fuera, abarcando toda la mama y terminando donde inicio.

· Preste especial atención a la parte externa de la mama que está junto a la axila. Para terminar, apriete suavemente su pezón y observe si hay secreción (transparente, blanca, verde o sero- hemática o sanguinolenta), se debe de hacer lo mismo del otro lado.

En mujeres con mamas de mayor volumen deben de realizar la palpación de las mamas de pie y acostadas.

Si encuentra alguna anormalidad a la observación o a la palpación debe acudir con su médico cuanto antes.

Bibliografía

Diagnóstico y tratamiento de la patología mamaria benigna en primer y segundo nivel de atención, Mexico: Secretaria de Salud, 2009.

Prevención y detección oportuna del cáncer cérvico uterino en el primer nivel de atención, México: Secretaria de Salud; 2008.