¿Has sentido dolor en tus pechos? Quizá a la mitad de tu ciclo (durante la ovulación) o tal vez unos días antes de tu periodo. Ese dolor puede haberte generado miedo o preocupación; tal vez pasó por tu mente la posibilidad de estar presentando un cuadro de cáncer de mama pero ¡No te asustes! Que tengas dolor de mamas no necesariamente quiere decir que tengas cáncer.

Una de las causas de que presentes dolor en las mamas se llama Mastopatía Fibroquística (MFQ. Aproximadamente 50% de las mujeres presentarán MFQ. De estas mujeres 5 a 10% tendrán dolor incapacitante.

Este problema se caracteriza por producir malestar en una o ambas mamas y dolor a la palpación. El dolor se puede presentar en una o en ambas mamas frecuentemente antes de la menstruación. Puedes llegar a sentir nódulos o zonas duras en la mama y quizá secreción por el pezón. Estas condiciones pueden mejorar con el embarazo, la lactancia y después de la menopausia.

Para hacer el diagnóstico de MFQ el médico hará un interrogatorio específico y una exploración de rutina que incluya la revisión de los pechos y quizá considere solicitarte un ultrasonido, una mastografía o algún otro más complejo como la resonancia magnética.

Cualquiera de estos tres estudios indicará un resultado con una escala llamada BI-RADS. Con la que el l médico seguramente elegirá el tratamiento más adecuado, los estudios y cuidados adicionales requeridos.

Algunas recomendaciones que puedes seguir para disminuir el malestar en la MFQ son:

• Usar un sostén que te brinde un soporte adecuado
• Evitar algunos alimentos como chocolate, café o semillas (no será necesario en todos los casos)
• Buscar atención médica para recibir la orientación y tratamientos adecuados de manera oportuna

Pero jamás olvides que la autoexploración mamaria es fundamental y que únicamente tu médico podrá determinar si requieres un estudio más profundo o si requieres tratamiento médico.