La prolactina es una hormona sintetizada y liberada principalmente en la hipófisis, una glándula localizada dentro del cráneo.

Además, puede ser sintetizada en una de las capas del útero (miometrio), la placenta y en algunas células inmunológicas.

Algunas de las principales características de esta hormona es que participa en el desarrollo / maduración de las glándulas mamarias y promueve la producción de leche durante el embarazo y después del parto para que se pueda llevar a cabo la lactancia.

Además de estas funciones, se conocen otras acciones de la prolactina, las cuales se relacionan con mantener el equilibrio del organismo.

Dentro de estas funciones están:

·Regular el desarrollo y crecimiento celular de las glándulas mamarias.
·Mediar algunas funciones del sistema de defensa del cuerpo (sistema inmunológico)
·Estimular la secreción de insulina.
·Regular el equilibrio de agua y electrolitos dentro del cuerpo e inhibir la muerte prematura de las células.

Además, tiene una importante participación en el mecanismo para dar inicio al trabajo de parto.

La prolactina, también esta relaciona en diferentes procesos que median la respuesta inflamatoria del cuerpo, tiene un papel muy importante en el mantenimiento de la supervivencia y funcionalidad del sistema inmunológico en estados de estrés.

En algunos estudios, se ha sugerido que la prolactina está relacionada con el desarrollo y mantenimiento de la masa ósea.

La prolactina puede ser considerada como un modulador de la supervivencia celular, esta hormona es muy importante por sus funciones en el sistema reproductor e inmunológico. A nivel del sistema inmunológico, se considera como un  factor de  supervivencia, ya que controla la proliferación y  la  muerte celular. Por otra parte, dentro del área de la reproducción tiene un papel vital durante el parto y la lactancia.