El Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) es una condición frecuente en la mujer en edad reproductiva. Es una disfunción endocrino-metabólica común provocada por un exceso de andrógenos ( hormonas sexuales), que son responsables del cuadro clínico característico.

El SOP se caracteriza por periodos menstruales irregulares, también son clásicas las manifestaciones clínicas características del exceso de andrógenos como: El hirsutismo (exceso de vello corporal), sobrepeso, acné, manifestaciones cutáneas, alopecia o infertilidad. Además, los ovarios de estas pacientes presentan ciertas características morfológicas particulares tales como: aumento de tamaño, engrosamiento y múltiples quistes, los cuales se observan por medio de un ultrasonido. El diagnóstico debe ser planteado clínicamente y confirmado bioquímicamente. El ultrasonido puede ser sugestivo de SOP, pero por si sólo no permite establecer el diagnóstico. Para realizar el diagnóstico, es necesario cumplir con 2 de los 3 criterios establecidos, los cuales son: hiperandrogenismo, trastornos menstruales y presencia de ovarios con morfología poliquística. Para realizar el diagnóstico es importante una valoración multidisciplinaria de la paciente, en donde se excluyan otras causas que puedan estar provocando los síntomas como, por ejemplo: enfermedades tiroideas, hiperprolactinemia, hiperplasia suprarrenalcongénita, entre otras enfermedades metabólicas o el uso de drogas como esteroides anabólicos y ácido valproico.

Es importante recalcar que durante el primer año en el que se presenta la menstruación en las adolescentes es normal que los ciclos menstruales sean irregulares y anovulatorios, por esta razón, a esta edad no son datos de alarma para el diagnóstico de SOP.

El SOP tiene una base genética, además se puede desencadenar por factores ambientales como, la obesidad y los eventos que ocurren en la vida intrauterina (diabetes gestacional y sobrepeso de la madre durante el embarazo). Es por esto que diferentes estudios clínicos sugieren una relación entre el ambiente prenatal y el riesgo de desarrollar enfermedades metabólicas durante la edad adulta.

Existen varias comorbilidades asociadas al SOP, dentro de estas se encuentra la alta posibilidad de infertilidad, el aumento de riesgo de Diabetes Mellitus tipo 2, el aumento del riesgo cardiovascular, alteraciones psicológicas como depresión o ansiedad. Además las pacientes pueden presentar hígado graso no alcohólico, entre otras alteraciones metabólicas. Por eso la importancia de su diagnóstico y tratamiento oportuno.

El tratamiento está orientado a corregir el exceso de andrógenos, los trastornos menstruales, la ovulación y las alteraciones metabólicas asociadas (obesidad-resistencia a la insulina) . En diferentes estudios se ha comprobado que el ejercicio y la pérdida de peso son de gran ayuda en el tratamiento de SOP.

Para los casos en los que la mujer desee embarazarse existen opciones farmacológicas, pero recuerda que solo tu médico tratante podrá orientarte sobre la alternativa correcta para ti.

Es importante recalcar que el tratamiento debe ser específico para cada paciente de acuerdo a su edad, deseo de embarazo y comorbilidades por lo que es de vital importancia que consultes a tu médico.

Bibliografía
Del Castillo Tirado FJ, et al. Guía de práctica clínica de síndrome de ovario poliquístico. Archivos de Medicina. 2014;10(2):1-14
Rodríguez M. Síndrome de ovario poliquístico: el enfoque del internista. Med Int Mex. 2012;28(1):47-56
Sir T, et al. Síndrome de ovario poliquístico. Diagnóstico y manejo. Rev Med Clin Condes. 2013;24(5):818-26