El climaterio se refiere al conjunto de signos y síntomas alrededor de la menopausia. La menopausia es la interrupción definitiva de las menstruaciones, en la mujer mexicana ocurre en promedio a los 49 años de edad.

Las manifestaciones clínicas más frecuentes en la transición a la menopausia son: los trastornos menstruales, las manifestaciones genitourinarias y los síntomas vasomotores (bochornos y/o sudoraciones). También, se pueden presentar trastornos psicológicos como cambios en el estado de ánimo, ansiedad, depresión, fatiga, irritabilidad, alteración en el patrón del sueño o disminución del interés en las relaciones sexuales, lo cual disminuye la calidad de vida de las pacientes.

Durante el climaterio no existen trastornos digestivos como tal, es más bien el conjunto de cambios físicos y metabólicos propios de esta etapa de la vida los cuales repercuten en el sistema digestivo. Algunos de los principales mecanismos que se ven afectados del sistema digestivo son: el metabolismo de los lípidos , el metabolismo de la glucosa y la alteración en la distribución de grasa en el cuerpo. Lo anterior, provoca un incremento del riesgo cardiovascular en las pacientes y aumenta el riesgo de padecer síndrome metabólico, esto sumado a los factores de riesgo que cada paciente tenga.

Los cambios en el metabolismo de los lípidos repercuten como un factor de riesgo mayor de enfermedad cardiovascular, el principal es el nivel elevado de colesterol, especialmente de las lipoproteínas de baja densidad (LDL). El estudio inicial de la mujer posmenopáusica deberá incluir un perfil de lípidos completo, que comprende la determinación de colesterol total, lipoproteínas de alta densidad (HDL), (LDL) y triglicéridos.

Los cambios hormonales durante el climaterio afectan la composición corporal y contribuyen a la ganancia de peso, el cual puede llegar a producir obesidad en la paciente. La obesidad es una enfermedad crónica, caracterizada por el aumento de la masa corporal al grado de que constituye un riesgo para la salud; su etiopatogenia es compleja y multifactorial. En las pacientes obesas es posible observar elevación de los niveles de insulina circulante como resultado de la llamada «resistencia a la insulina», que se define como el fenómeno por el cual una cantidad normal de insulina produce una respuesta subnormal a la regulación de la glucosa.

Durante el climaterio existen diferentes cambios hormonales, psicológicos, metabólicos y físicos en el cuerpo de la mujer que producen síntomas que afectan la calidad de vida y aumentan el riesgo a padecer diferentes patologías. En el sistema digestivo los principales cambios son el metabolismo de las grasas, el metabolismo de la glucosa y los cambios hormonales que producen un aumento de peso, estos tienen una repercusión en la calidad de vida de la mujer y la hacen más propensa a padecer diferentes enfermedades. Es por eso tan importante llevar un estilo de vida saludable, realizar ejercicio aeróbico periódicamente y mantener una alimentación balanceada.

Bibliografía

Guía de Práctica Clínica Diagnóstico y Tratamiento de la Perimenopausia y postmenopausia. México: Instituto Mexicano del Seguro Social, 2013.

Vázquez JE, et al. Estudio del climaterio y la menopausia. COMEGO 2010. Pp:235-256 Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. «Guía de Práctica Clínica sobre el abordaje de síntomas vasomotores y vaginales asociados a la menopausia y la postmenopausia.» España, 2017.