La pérdida de sangre menstrual por ciclo es en promedio de 35-50 ml, por lo que se define como sangrado abundante (antes menorragia) como >80 ml por ciclo menstrual.

Es difícil tener una valoración objetiva de la cantidad del flujo menstrual, por lo que subjetivamente el sangrado abundante se define como la percepción de sangrado excesivo durante varios ciclos menstruales consecutivos. Una de las pocas característica objetivas de la menstruación abundante es que se caracteriza por períodos menstruales que duran más de 8 días por ciclo.

La percepción de la mujer sobre su propio período menstrual es lo que la lleva a buscar asistencia médica. Se ha demostrado que el número de productos sanitarios (tampones o toallas sanitarias) utilizados en cada periodo menstrual no se relacionan con la cantidad de sangre pérdida, sino con las prácticas de higiene personal de cada mujer y en algunos casos, con la capacidad de absorción de los diferentes productos sanitarios.

Hasta un tercio de las mujeres han presentado períodos menstruales con abundante sangrado durante sus años de vida reproductiva, pero solamente la mitad de las mujeres que refieren sangrado excesivo realmente presentan sangrado >80 mL por ciclo.

Otras características que ayuda a identificar variaciones en el ciclo menstrual normal son: cambios en la regularidad y la frecuencia del ciclo.

El sangrado abundante es considerado una de las causas más comunes de consulta ginecológica; se estima que es la causa del 12% de la consulta en esta especialidad. En general, las pacientes responden adecuadamente al tratamiento farmacológico, el cual incluye opciones no hormonales o tratamiento hormonal. Sin embargo, en algunos casos cuando no hay una respuesta favorable al tratamiento médico o cuando hay un impacto negativo en la calidad de vida de las pacientes, deben considerarse otras opciones como el tratamiento quirúrgico.

El sangrado abundante es una de las causas más comunes de anemia en mujeres en edad fértil, por lo que a toda mujer que acude a consulta por esta razón, se le debe de hacer un análisis de sangre en donde se realice una valoración de las características de las células sanguíneas (biometría hemática) con el fin de descartar una anemia.

Como se menciona anteriormente, el sangrado abundante es subjetivo en la mayoría de los casos, siempre es importante tener un valoración médica por un especialista, quien se encargará de descartar patologías que se puedan presentar. Pero es importante mencionar que casi todas las mujeres lo llegan a presentar en algún periodo de la vida fértil.

REFERENCIAS

Warrilow G, et al. Quiantification of menstrual blood loss. Obstet Gynaecol 2004;6:88-92

Hurskainen R, et al. Psychosocial and other characteristics of women complaining of menorrhagia, with and without actual increased menstrual blood loss. BJOG. 2001; 108:281 – 285

Diagnóstico y tratamiento del sangrado uterino anormal de orígen no anatómico. México: Secretaría de Salud; 26 de marzo de 2015.