El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es un trastorno propiciado por el exceso de producción de andrógenos (hormonas principalmente masculinas) que se traduce en alteraciones cosméticas, reproductivas y metabólicas, así como en la aparición de quistes en los ovarios1.

Este trastorno es común en mujeres en edad reproductiva, etapa durante la que se puede manifestar la infertilidad (por que no se produce ovulación) y alteraciones menstruales (tanto en la cantidad del sangrado como en el tiempo entre un periodo y el siguiente). También se asocia a hirsutismo (crecimiento de vello no deseado en el rostro, el pecho y la espalda), acné y caída de cabello2.

Otras alteraciones son los trastornos metabólicos como obesidad, hipertensión arterial, triglicéridos altos, concentraciones bajas de lipoproteínas de alta densidad (colesterol bueno) resistencia a la insulina, diabetes mellitus, deficiencia de vitamina D.2, 4, 8

El hirsutismo, la obesidad y la infertilidad pueden influir en las emociones (ansiedad y depresión)3 y la sexualidad de las mujeres con SOP, por lo que lo convierte en un problema de salud importante1, 8.

El tratamiento es crónico y se centra en el alivio de los síntomas. Las modificaciones en el estilo de vida son cruciales para el manejo del síndrome -especialmente en las patologías crónicas- y consiste principalmente en dieta y ejercicio 6, 7.

Se debe recurrir a la atención médica para recibir tratamiento personalizado y multidisciplinar, con el objetivo de minimizar los riesgos a largo plazo, especialmente los metabólicos y cardiovasculares5.

Bibliografía:
  1. Firmino, et al. Sexual Dysfunction in Women With Polycystic Ovary Syndrome: Systematic Review and Meta-Analysis. The Journal of Sexual Medicine 2019; 16(4):542 – 550.
  2. Mejia-Montilla, et al. Suplementación de vitamina D y perfil lipídico en mujeres con síndrome de ovarios poliquísticos y deficiencia de vitamina D. Medicina Reproductiva y Embriología Clínica 2018; 5(3):123-131.
  3. Li, et al. Endocrine characteristics, body mass index and metabolic syndrome in women with polycystic ovary síndrome. Reproductive BioMedicine 2019; Online.
  4. Liu, et al. Dyslipidemia involvement in the development of polycystic ovary síndrome. Taiwanese Journal of Obstetrics & Gynecology 2018; 58(4); 447-453.
  5. Meier. Polycystic Ovary Syndrome. Nursing Clinics of North America 2018; 53(3):407-420.
  6. Ortiz-Flores, et al. Síndrome de ovario poliquístico en la mujer adulta. Medicina Clínica 2019; 152(11):450-457.
  7. Silva. Síndrome de ovario poliquístico e infertilidadInfertility and polycystic ovary síndrome. Revista Médica Clínica Las Condes 2010; 21(3): 387-396.
  8. International evidence-based guideline for the assessment and management of polycystic ovary syndrome 2018.